Venta del Charco

Venta del Charco es un pequeño pueblo de Cardeña de cuidada distribución y un enclave privilegiado dentro del Parque Natural, merece que nos paseemos por sus rincones. Y es el lugar de la provincia de Córdoba donde más llueve. El nombre de la Venta que dio lugar al núcleo urbano hace referencia a las consecuencias de este fenómeno meteorológico muy relacionado con las especiales características orográficas del lugar. Su altitud, por encima de de los 700 m, y la presencia en sus proximidades de pequeña lomas, que superan los 740 m, favorecen las precipitaciones. Los años de precipitaciones más intensas habían sido 1960, con 1830 litros y 1963 con 1800.

La pedanía de Venta del Charco como su propio nombre indica se constituye como una Venta, en medio del camino que unía Andalucía con la Meseta. Una ruta obligada hacia Castilla y la Mancha.

venta
 
Camino Real Madrid-Sevilla
Camino de las Ventas
Camino Real a Montoro
Mestanza-Virgen de la Cabeza-Andújar
Viso del Marqués-Santa Elena
Puerto del Mochuelo
Puerto de La Inés
Puerto de Niefla
Puerto Muradal
Las distintas rutas hacia Madrid utilizadas antes de la apertura de la Ruta de Despeñaperros, dibujadas sobre un detalle de la Carte itinéraire des royaumes d’Espagne et de Portugal. P. Marie y A. Bernard, 1800-1850

Sirvió durante siglos como la principal vía de comunicación entre la Meseta y el valle del Guadalquivir. Entre Toledo y Sevilla se solía invertir ocho jornadas de camino y dos más de descanso. Las ventas eran abundantes, sobre todo en el tramo cordobés que aparece en el detalle del Mapa geográfico del Reyno y Obispado de Córdoba de 1797 que se reproduce, en el que se representan 10 ventas en el tramo de menos de 60 km entre Conquista y Adamuz (Ventas Nuevas, del Zerezo, Orán, La Jama, la Cruz, los Locos, de la Fresnedilla, del Puerto, de Navajunda y de Aguadulce).

venta
Detalle del Mapa geografico del Reyno y Obispado de Córdoba. Tomás López, 1797. Enlace al mapa.

EL CAMINO DE ANDALUCIA

Antes de la apertura de Despeñaperros, las rutas a Andalucía desde el centro de la Meseta partían de Toledo para bifurcarse posteriormente hacia el valle de Alcudia y el del Guadalquivir o hacia el puerto del Muradal, en las proximidades de Despeñaperros, para los que se dirigían a los reinos de Jaén o de Granada. El punto de la ramificación varió en el transcurso del tiempo, y también hubo distintas alternativas para los distintos itinerarios. El camino Madrid-Sevilla-Cádiz tuvo una particular importancia estratégica para el Reino de España desde que se estableciera la Casa de Contratación de Indias, primero en Sevilla (1503) y posteriormente en Cádiz (1717).

Sin embargo, hasta finales del XVIII el panorama de las comunicaciones entre estas ciudades andaluzas y la capital no varió significativamente respecto al periodo medieval. Además de los distintos itinerarios con destino al valle de Alcudia, fueron vías fundamentales de comunicación con la Meseta, antes y después de la apertura de Despeñaperros, la Ruta de la Plata por el oeste y la del valle del Guadalimar por el este.

FUENTE: JUNTA DE ANDALUCIA. VIVIENDA Y ORDENACIÓN DEL TERRITORIO.